Hoy quiero presentarles este tratamiento que también es todo un hit y que consigue que tengas unos labios perfectos sin necesidad de cirugías, la gran ventaja de la Medicina Estética. El perfilado con un ácido hialurónico específico logra unos resultados maravillosos. El producto que utilizo ahora se llama Emervel Lips, viene en una presentación de caja sellada con una jeringuilla previamente llena totalmente estéril, con la dosis exacta de producto que necesitamos para evitar que nos queden los labios exagerados que estéticamente no se ven tan bien.

El tratamiento

Lo primero que hacemos es limpiar los labios aplicando al mismo tiempo un poco de anestesia, aunque el producto en sí ya la trae incluida. Una vez limpios los labios procedemos a iniciar el perfilado. Siempre hacemos una valoración previa para ver cual es la necesidad real de la paciente y como tiene los labios. Por ejemplo, el día que tuve ocasión de hacerlo en vivo para redes sociales vimos que la paciente presentaba un labio superior algo más afuera que el inferior, de ahí que eso marcara la manera de proceder. En aquel caso empecé por el labio inferior a fin de que se le pudiera afianzar su volumen y emparejarse con el superior, lograba de esa manera un primer paso para una apariencia más sensual y bella.

Conforme se va trabajando con la jeringa, vemos los resultados de modo prácticamente inmediato. Logramos que la sonrisa sea natural, que desaparezcan los huecos que afean la expresión. Siempre aplicando cantidades pequeñas, de tal manera que posteriormente se pueda retocar, es preferible esto a dejarlo exagerado. Mientras procedo voy moldeando, este ácido hialurónico permite moldear completamente lo que vamos colocando, logrando hacer esa bolita que hace tan bonito en la parte inferior del labio.

A medida que vamos inyectando, el anestésico va haciendo más efecto. El progreso de la aplicación es muy notorio. Simplemente voy dando más carne a los puntos necesarios, dosificando el contenido del ácido al tiempo que voy observando el cambio en la paciente. Al tiempo que aplicamos vamos desinfectando, pregunto a la paciente y esta me confirma que no siente ningún tipo de dolor, es un procedimiento completamente indoloro.

El llamado triángulo o arco de Cupido se va pronunciando de manera progresiva, queda suave, no se ve exagerado, y para mí siempre es una gran satisfacción poder comprobar con la paciente en tiempo real el cambio inmediato. No se gasta ni la mitad del producto cuando ya podemos observar unos grandes resultados que la paciente comprueba inmediatamente en el espejo.

Lo que suelo hacer es mirarlo con la paciente y que ella sea la que diga cómo se ve, donde le falta un poco de retoque, y de ese modo podemos seguir perfilando de modo que quede al gusto perfecto de la paciente.

Cuando finalizamos ya con el moldeado último, vuelvo a levantar a la paciente para que ella pueda ver el resultado. Es muy probable que sobre la mitad de la ampolla, lo que da idea de la idoneidad de la dosis correcta. La felicidad de la paciente viendo un buen resultado y mejora en sus labios es una gran satisfacción para mí. Los labios se estabilizan poco después de la aplicación y el resultado se mantiene durante un año.

 

 

 

Comparte con los demás!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter