Es muy sencillo, lo podemos lograr en 5 minutos, controlar nuestras emociones, relajarnos, vivir mejor y no dejarnos llevar de impulsos. Es muy importante controlar las emociones porque en muchas ocasiones la emoción nos lleva a actuar equivocadamente porque nos puede hacer responder a algo de una manera abrupta e impulsiva.

Esta técnica se basa en cada uno de los dedos de una mano, y la podemos ejecutar en tan solo 5 minutos. No importa la mano que sea, puede ser la derecha o la izquierda.

Antes de abordar cada dedo, también les quiero decir que cuando estemos muy confundidos podemos hacer una presión en el centro de la mano con el dedo pulgar de la otra, y de entrada lograremos calmarnos. Y aparte de esta acción en la palma de la mano, ahora sí, veamos que cada dedo simula una emoción:

PULGAR. Preocupación.

ÍNDICE. Miedo.

MEDIO. Enojo.

ANULAR. Tristeza.

MEÑIQUE. Autorrespeto.

El pulgar nos va a ayudar a luchar con todo lo que tiene que ver con ansiedad, con las preocupaciones y los nervios. Por ejemplo si estamos hablando de que queremos perder peso este es el dedo que nos va a ayudar. Y lo haremos agarrando el dedo pulgar con la otra mano, presionando suave pero firmemente de uno a dos minutos, de ese modo estamos liberando la emoción de la angustia.

Con el índice hacemos exactamente el mismo ejercicio. Lo cogemos fuertemente con la otra mano, lo presionamos suavemente y nos va a tranquilizar de los miedos que nos puedan asaltar en momentos puntuales, como por ejemplo si va en una avión y siente una fuerte turbulencia.

El dedo medio nos ayudará con este mismo ejercicio a controlar situaciones de ira y de rabia. Es como un contar hasta diez que se suele decir con mayor efectividad. En este caso, antes de reaccionar con rabia ante cualquier situación, tomemos nuestro dedo medio, y si con dos minutos no es suficiente para calmarlo, podemos tomar un poco más de tiempo.

El anular es importantísimo porque nos ayuda a calmar eso que nos molesta tanto a las mujeres, la tristeza, la acongoja, cuando estamos discutiendo con nuestros maridos a veces que los vemos tan tranquilos cuando uno está con el corazón apachurrado. Pues ya sabemos, tomemos el dedo anular, y apretemos dos minuticos para paliar estas emociones negativas.

El meñique en último lugar, también es muy importante porque tiene que ver con la autopercepción. Cuando estemos sintiéndonos agredidos tomemos con firmeza este dedo para alejar las malas pretensiones, ser más positivos y esforzarnos más por aquello que queremos.

 

Comparte con los demás!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter